Soldar aluminio: nueve pasos para hacerlo como un profesional

Soldar es un proceso que requiere técnica y laboriosidad. Soldar aluminio, un tipo de metal más delgado y ligero, se convierte entonces en una tarea que exige cuidado extremo y precisión para lograr una unión firme.

De cualquier manera, con práctica y estudio, podrás convertirte en un experto en cómo soldar aluminio y dominar esta actividad de gran utilidad y salidas laborales.

Paso a paso para soldar aluminio

Aquí te explicaremos cómo soldar aluminio y todo lo que debes saber para cumplir este oficio con éxito.

1.- ¿Qué necesito?

La soldadora

La primera recomendación es la utilización de una soldadora TIG. Esto es: Gas inerte de tungsteno. Esta máquina usa un electrodo de tungsteno y trabaja con gas inerte para cubrir el área. Aquí te recomendamos las siguientes pero por supuesto hay muchas más opciones en el mercado. 

El tungsteno es el metal que tarda más en fundirse y el de mayor punto de ebullición de todos los elementos químicos existentes. Por eso, se usa en lámparas incandescentes, electrodos de soldaduras, resistencias eléctricas, etc.

Este tipo de soldadora es muy costoso pero es el mejor para principiantes. La alternativa es usar una máquina de soldadura de arco metálico con gas (MIG). Aquí tienes las mejores:

Gas

En ambos casos, necesitarás gas inerte para proteger el espacio durante la soldadura. El más común es argón.

Electrodos

El material de aporte, con el que lograrás la unión metálica. En este caso, una varilla de relleno de aluminio. En Amazon encontrarás muchas marcas diferentes. Como siempre elige la que más se adapte a tus intereses y en caso de duda, estas son buenas opciones. Con el tiempo, tendrás tus materiales de confianza pero al comienzo deberás ir probando diferentes marcas y modelos. 

Implementos de seguridad

Casco, guantes, lentes, respirador, ropa gruesa, de fibras naturales y manga larga. Igual que antes, en este apartado hay muchas opciones disponibles, solamente tienes que darte una vuelta por Amazon. Estas opciones son un buen punto de partida. 

El espacio de trabajo debe ser ventilado. Asegúrate de contar con un extintor.

2.- Elimina el óxido

Es una tarea importante porque el óxido se derrite a una mayor temperatura que el aluminio, por lo que una pieza oxidada puede entorpecer el proceso y dañar los elementos.

Puedes usar un cepillo de alambre, una lija o una lima, y un limpiador eléctrico para liberar de residuos los lugares donde harás la soldadura. Estos set son geniales, y muy económicos.

Enjuaga y espera que seque. Frota la pieza con lana de acero.

Limpia también la varilla de relleno.

3.- Une las piezas

Colócales de la forma en que serán soldadas y sujétalas firmemente con abrazaderas.

4.- Calienta las piezas

Así facilitas la soldadura y obtendrás una unión más firme. Puedes hacerlo colocándolas en un horno o con un soplete de propano como este de aquí debajo. Ubícalas sobre los 150 grados centígrados.

Comenzamos a soldar

Después de todos los preliminares que, aunque puedan parecer aburridos son absolutamente necesarios para lijar de forma segura y eficaz, estamos preparados para comenzar a soldar. En este vídeo se muestran de forma muy clara varias maneras de soldar aluminio. Puedes echarle un vistazo porque te aclarará muchas dudas.

5.- Lija el amperaje

Una medida recomendada es un amperio por cada 0,025 milímetros de grosor del aluminio. Llévalo a un nivel mayor al que usarás y luego vas nivelando con el pedal.

6.- Al soldar

Empuña el soplete en un ángulo de 10 grados. Apoya la punta del electrodo sobre la pieza de aluminio, y luego aléjala unos tres milímetros. Debes encontrar el punto perfecto, para no extender demasiado el arco y perder así el control de la soldadura.

Nivela el arco con la ayuda del pedal o con el botón de encendido, si lo tiene. Si no lo obtienes, lo más seguro es que debas aumentar el amperaje.

7.- Introduce el relleno

Mantén la varilla en un ángulo de 90 grados con respecto a la punta del soldador. Comienza a dirigir la soldadura presionando el electrodo, no arrastrándolo.

Recuerda que no debes juntar el relleno y la punta del electrodo, pues podrías contaminar la soldadura.

8.- Funde la pieza

Funde hasta formar un pequeño charco de soldadura, poco más grande que el diámetro de la varilla de relleno. Así vas agregando lo necesario hasta cubrir la unión de los elementos de aluminio.

Con el pedal vas regulando el proceso para que el charco no se exceda y queme el material, ni tampoco sea tan pequeño que crees una soldadura débil.

9.- Listo

Una vez que hayas finalizado la unión, apaga el arco y deja que se enfríen las piezas de aluminio. Estamos seguros de que tendrás un trabajo bien logrado que irás perfeccionando con el tiempo. 

Sitio afiliado a Amazon.

      Soldaduras.Info
      Logo
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado